CENDOC – Centro de Documentación de la Mujer en Perú

Hablar de feminismo es hablar de una compilación de movimientos e ideologías que comparten un objetivo común: definir, establecer y lograr iguales derechos políticos, económicos, culturales, personales y sociales para las mujeres.

Esto incluye tratar de establecer la igualdad de oportunidades para las mujeres en la educación y el empleo, por ésta causa se ha creado una lucha constante a nivel mundial. Es importante establecer que una feminista defiende y/o apoya los derechos e igualdad de las mujeres.

Contexto de movimientos por la igualdad de derechos en las mujeres

Los movimientos por la igualdad de las mujeres comenzaron a finales del siglo XII y su desarrollo tiene tres formas de evolución y que han sido controvertidas cada una en su momento:

El feminismo de la primera ola: en dónde se buscaba el sufragio y la igualdad política de las mujeres de Occidente.

El feminismo de la segunda ola: un movimiento que fue más allá tratando las desigualdades en las esferas social y económica y buscando erradicarlas.

El feminismo de la tercera ola que se enfoca en las desigualdades financieras, sociales y culturales y de los derechos de las mujeres en la política y los medios de comunicación.

El feminismo puede encontrarse vigente en casi la totalidad de los países alrededor del mundo; sin embargo en éste artículo nos centraremos en aquellos movimientos y personas que han surgido en América Latina y las peculiaridades del feminismo en Latinoamerica.

Feminismo en América Latina y la búsqueda de los derechos de la mujer

En los últimos años, los movimientos de justicia social han evolucionado en todo el mundo, y un aumento del feminismo en América Latina no es una excepción. Mujeres de varios países de América Central y del Sur han formado alianzas y organizado protestas sobre temas como el acoso callejero, la brecha salarial, la violación y el femicidio.

Verónica Gago, catedrática de ciencias sociales de la Universidad de Buenos Aires, señala que las redes de aliados feministas se forjan a través de las fronteras internacionales en América Latina. Además de organizar marchas contra la injusticia de género en sus países, las feministas latinoamericanas trabajan para crear espacios donde los activistas puedan discutir estos temas.

Actualmente podemos decir que feminicidio es quizás el tema central en la mayoría de los países latinoamericanos, con un número de países organizando protestas para aumentar la conciencia de las miles de mujeres que mueren a manos de sus parejas cada año.

Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa), por ejemplo, es un influyente movimiento feminista en América Latina, que brinda a las sociedades de Latinoamérica datos duros sobre feminicidios; las tasas de muerte de las mujeres no sólo son altas, sino que están aumentando, y los activistas están prestando atención a esta tendencia.

Las feministas en Argentina, donde las mujeres son asesinadas por sus parejas en una de las tasas más altas del mundo, a la par que México o Brasil han sido particularmente activas en los últimos años.

En el 2016, MuMaLa y otro importante contribuyente al feminismo en América Latina llamado Ni Una Menos organizaron una protesta después de la violación y el asesinato de una niña de 16 años, citando la cultura hipermasculina como la causa de tales actos violentos. Las mujeres se reunieron y alzaron la voz para ser escuchadas a lo largo de todo el continente.

CENDOC Perú precursor del feminismo en Perú y América Latina

El Centro de Documentación sobre la Mujer de Perú (CENDOC), es una organización precursora del movimiento feminista, al haber aparecido a finales de la década de los 70. Desde entonces Perú buscaba la acción para la liberación de la mujer Peruana.

Convirtiendo uno de los centros feministas de mayor importancia en aquella época y décadas subsecuentes, no sólo en el Perú sino en América Latina. Su función entró en vigor de manera concreta en 1985.

Funciones del CENDOC Perú

El Centro de Documentación sobre la Mujer tenía como prioridad la centralización, procesamiento y difusión de todo tipo de información y material bibliográfico sobre la mujer y sus derechos  en el Perú y a nivel internacional.

Esta difusión de llevaba a cabo de manera presencial, vía teléfono, correo electrónico, página web, cartas o fax.

El trabajo era extenuante y más de 33,000 títulos bibliográficos fueron distribuidos en 400 temas. En últimas fechas, el boletín electrónico  denominado “La Lechuza” era un arma esencial para tener una vinculación con otros centros de documentación.

La historia feminista del Perú, fue marcado por CENDOC, creando un espacio de debate académico y formación en el tema.

Objetivos del Centro de Documentación sobre la Mujer  CENDOC:

Sobresalen dos objetivos importantes del CENDOC como precursor de las olas feministas de América Latina: Ser una acción permanente para fortalecer a la mujer y poder darle empoderamiento  usando el arma de la información ayudando a crear cambios sociales a favor de la vida de las mujeres peruanas.

Las mujeres peruanas fueron alentadas a discutir y organizarse como mujeres  “para, de, y por las mujeres”. A través de organizaciones como CENDOC, los participantes compartieron sus evaluaciones de cómo las mujeres centroamericanas se desempeñaban en su vida cotidiana, así como sus aspiraciones y sueños para el futuro.

De igual manera las mujeres se enfocaron en transformar la realidad social no sólo para los demás, sino para ellas mismas.

Feminismo Indígena en América Latina

Hay muchas luchas que enfrentan las feministas latinoamericanas y de las cuales se basaba el CENDOC: la  poca o ninguna representación política en toda América Latina.

No fue sino hasta los años 2000, cuando los líderes feministas indígenas han ganado poder político.

Para 2006, Bolivia eligió a Evo Morales como presidente en 2006. Morales encabezó un nuevo movimiento en Bolivia, llamado Movimiento por el Socialismo. Este nuevo movimiento había permitido que las mujeres de la clase obrera indígena se convirtieran en miembros del parlamento y sirvieran también para otras ramas del gobierno.

Esta importante transición de poder fue más pacífica y mucho más inclusiva que cualquier otro país de América Latina, marcando una diferencia y una esperanza para el feminismo.

En otros países, sigue habiendo obstáculos para que las mujeres indígenas tengan representación o identidad política. Las mujeres mayas que viven en Guatemala y partes del sur de México han luchado para obtener alguna movilidad política en los últimos años debido a crisis migratorias, desventajas económicas y educativas.

Mujeres Latinoamericanas unidas

Las mujeres centroamericanas indígenas no son las únicas en debatir la cuestión de cómo deben  relacionarse los movimientos de mujeres con el Estado, entre sí y con otros sectores, organizaciones y asuntos progresistas.

En Chile, por ejemplo, donde las mujeres desempeñaron un papel central en la resistencia a la dictadura militar, el movimiento feminista ha trabajado duro para impulsar la inclusión de las demandas de las mujeres en las plataformas y agendas de los partidos políticos y generar conciencia de la mujer dentro de lo político. Sin embargo, el movimiento de mujeres parece haber sido, en gran medida, marginado por los partidos políticos.

La aparición de ONG’s feministas y orientadas a las mujeres, como proyectos culturales, centros de servicios y grupos de investigación independientes,  confiere al feminismo latinoamericano una estabilidad y una riqueza de recursos que nunca antes existían.

Al mismo tiempo, el financiamiento para las instituciones feministas puede ser muy voluble. Puede variar mucho con el tiempo, dependiendo del contexto político y la popularidad momentánea de las diferentes causas de las fuentes de financiación; por ejemplo el Centro de Documentación sobre la Mujer en Perú, redujo de manera alarmante el apoyo recibido por parte del gobierno.

Desafíos por sortear

Sin embargo, en todo el contienente, los movimientos de mujeres enfrentan desafíos significativos. Los efectos desastrosos de la política económica hacen de este un momento difícil de la historia para la lucha de las mujeres.

Pero precisamente porque la situación exige respuestas y nuevas visiones, las mujeres latinoamericanas están cada vez más insatisfechas con las promesas de acceso indirecto al poder.

Las mujeres latinoamericanas también se han enfrentado al masoquismo en otras formas, como en medios de comunicación e incluso en letras musicales

Estadísticamente, los avances de las mujeres feministas en América Latina han sido particularmente notables, precursores como el Centro de Documentación de la Mujer CENDOC en Perú, colocaron las bases, agrupando a un alto número de mujeres profesionales que se han comprometido con la causa.

Aunque ha habido un aumento en los movimientos de derechos humanos de mujeres de participantes muchos otros activistas en toda la región de América Latina, con algunos que han llevado a ligeros avances, todavía hay muchas cosas por las que las mujeres latinoamericanas continúan luchando.

Una gran cantidad de la insatisfacción que aún subsiste hace que sea necesario que muchas mujeres en todo el continente Americano sigan luchando de la mano, unas a otras, por la igualdad y el derecho a ser escuchadas.

A los que continúan subestimando el poder potencial del feminismo latinoamericano para redefinir el poder y la política, los expertos mandan advertencias: el espectro del feminismo es el que es realmente radical… radical porque busca cambiar las cosas en la raíz.